Miercoles, 20 de Septiembre de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Tarjeta Naranja, un plástico financieramente incorrecto

Gestión del local - Comercialización - Tarjetas de crédito - Casos
Tarjeta Naranja, un plástico financieramente incorrecto
Tarjeta Naranja tiene 7 millones de plásticos emitidos en todo el país y son parte de su gran familia 200.000 comercios amigos, que vieron el negocio que David “el jefe” Ruda, les ofrecía compartir.
Enmarcado en un evento del sector inmobiliario realizado en la ciudad de Córdoba, el fundador y actual presidente de Tarjeta Naranja le mostró a una audiencia ávida de escucharlo, cómo hicieron lo que hicieron.
"Sé que esto va a poner incómodos a muchos, pero les voy a pedir que hagan algo con la persona que tienen al lado. Les aseguro que si esto se hiciera más seguido, viviríamos en un mundo mejor. Les voy a pedir, por favor, que abracen a la persona que tienen a su  lado...".  Quien haya asistido alguna vez a una charla de David Ruda, fundador y actual presidente de Tarjeta Naranja, sabrá que sus conferencias empiezan siempre con la misma frase.
Y el cierre del Congreso “Mundo Inmobiliario”, realizado en noviembre en Córdoba, no fue la excepción: en ese marco “el jefe” cautivó una vez más a la audiencia con un discurso inspirador, fuertemente apalancado en los números de la compañía.
Y no es para menos, sucede que este plástico cordobés, nacido allá por 1985 de la mano de dos amigos y profesores de gimnasia -David Ruda y Gerardo Asrin- para su casa de deportes Salto 96, tuvo un crecimiento tan sostenido, que en menos de tres décadas se convirtió en una tarjeta nacional con proyección internacional. 
Con el nombre impuesto a fuerza de su color, Tarjeta Naranja, dejó atrás rápidamente la financiación de los 7 locales que Salto 96 llegó a tener en Córdoba para empezar a jugar en las ligas mayores: así, en 1995 la tarjeta le vendió una participación accionaria al Banco Galicia; en 1998 se alió con Visa, para tomar más tarde la mano de otros dos jugadores de peso: Mastercard y American Express.
Hoy, la tarjeta cordobesa que factura $ 30.000 millones anuales, tiene 7 millones de plásticos emitidos (215 sucursales) en todo el país y 200.000 comercios amigos, que se convirtieron en sus principales socios estratégicos en un negocio claramente ganar-ganar.
En el ámbito internacional y tras abandonar República Dominicana donde hicieron un desembarco fallido en 2007 (Banco León, su socio local decidió abandonar el negocio y la sociedad se diluyó), Tarjeta Naranja se afianzó en Perú, país en el que lleva emitidos 73.000 plásticos y tiene 500 colaboradores.
“A mí no me importan los números, no los veo, estoy siempre más pendiente de las ideas que me presentan mis empleados”, dijo en una oportunidad y al poquito tiempo la tarjeta presentó “Financieramente Incorrectos”, una campaña que priorizaba lo humano y ponía el acento en la amistad y en la relación con sus clientes. 
Los números son contundentes, pero, ¿cómo hicieron lo que hicieron? En su presentación, David Ruda mostró los cuatro valores sobre los que se asienta el éxito de Tarjeta Naranja, la empresa que se quedó con los primeros puestos del Great Place To Work entre 2004 y 2011 y que celebró el matrimonio de 37 de sus empleados (es la compañía que más matrimonios entre compañeros de trabajo tiene a nivel mundial):
1)    Pirámide invertida: En la primera línea siempre deben estar los colaboradores, que son quienes atienden a los dueños de la empresa: los clientes. Y en la base de la pirámide se debe ubicar el directorio. Es la única manera en la que la información fluye de manera natural.
2)    Puertas abiertas: las oficinas de todos deben estar siempre con las puertas abiertas -literalmente- para que cualquier pueda entrar, preguntar, decir, proponer.
3)    Mejora continua: aprender a deshacernos de lo que ya no nos sirve.
4)    Alegría del trabajo: si los colaboradores están bien, se sienten bien, se lo transmiten a los clientes.
¿Y la fórmula para lograrlo? “Buscar buenas personas, respetarlas, darles oportunidades para crecer, estar atentos a sus necesidades, mantener siempre las puertas abiertas con doble vía de comunicación e incentivar el trabajo en equipo”, dice convencido David Ruda.
El creador del plástico naranja cerró su conferencia diciendo: “Si paso y no dejo huella, ¿para qué paso?”.
Y si hay algo que deja Tarjeta Naranja a su paso es -sin lugar a dudas-, huella. 

Profesionales Consultados:
David Ruda, fundador y presidente de Tarjeta Naranja
Web: www.tarjetanaranja.com
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica