Sabado, 24 de Junio de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Remates Gastronómicos

Equipamiento e instalación - Remates - Casos
Remates Gastronómicos
Una alternativa que puede facilitar la renovación o inicio de un negocio.

Una oportunidad para seguir emprendiendo
 
El cierre de un local siempre es un momento de gran pesar. Las persianas bajas, el local vacío, el silencio. La gastronomía es uno de los rubros de alta mortalidad donde los cierres no son algo fuera de lo común. Sin embargo, un cierre puede también abrir puertas para otras oportunidades. Es allí donde entran en juego los remates, que suelen ser una de las herramientas que utilizan los emprendedores para hacerse con bienes a un precio bastante más económico y con mayor rapidez que la adquisición de materiales nuevos para así poder afrontar un proyecto con mayor facilidad. Consultamos con Claudio Izsak, de Claudio Izsak Remates, sobre las ventajas y factores que hay que tener en cuenta al momento de decidirse por asistir o formar parte de un remate.
 
El proceso de remate
 
"Nosotros rematamos bienes muebles.” Explica Izsak. “Lo que hacemos es efectuar el remate del negocio in situ. En nuestro sitio web subimos fotos de los principales lotes y fotos generales del lugar. El particular acude al lugar del remate para efectuar la compra. Una subasta puede durar entre 2 y 3 horas. Sólo asisten particulares, no existen revendedores en este tipo de remates. Es la forma más transparente de venta pues el vendedor sabe cuánto vendió, el comprador sabe cuánto va a pagar y porque el evento es público. A su vez, con el pago realizado, a las 48 horas el comprador tiene la mercadería en su poder. Ha sido también esencial para los comerciantes del Interior, que pueden tener acceso a materiales que de otra manera no podrían o les resultaría demasiado costoso."
 
Al tratarse de materiales usados, siempre existe el temor de que el estado de los mismos no sea el ideal. En estos casos, aclara Izsak: "Esta es la razón por la que los remates se hacen in situ. Allí se ve todo funcionando. También revisamos los lotes que vendemos para brindar mayor tranquilidad a la gente."
 
Este es el modelo general de remate. Sin embargo, existe también otra modalidad de remate, que se puede efectuar en depósito ya sea por cuestiones de tiempo o estructurales que impidan realizar el remate en el lugar designado. "En estos casos, cuando se dan situaciones, como por ejemplo que el vendedor deba entregar el local y no haya tiempo para efectuar el remate, tomamos las mercaderías y las llevamos a nuestro depósito y luego realizamos el remate de manera pública como si lo hiciéramos in situ." Obviamente el volumen de mercadería en estas situaciones es mayor. "En vez de encontrarte con una o dos heladeras, puede haber siete u ocho. No rematamos chatarra, nuestro objetivo es rematar objetos que se encuentran en funcionamiento para que el comprador pueda usarlos al otro día. Tenemos distintos sistemas de pago, desde efectivo hasta transferencias aunque, claro está, siempre debe haber una seña al momento de efectuar la compra."
 
¿Quiénes son los compradores en un remate y cuándo compran?
 
Izsak explica el cambio de paradigma que ha ocurrido en la gastronomía, donde jóvenes emprendedores quieren iniciar una cadena de locales pero no cuentan con el capital suficiente para realizar una inversión de semejante envergadura y recurren a esta herramienta para hacerse con parte de la mercadería que necesitan. Los remates también ayudan a aquellos que no tienen cheques o tarjetas de crédito o no puede gastar demasiado. "Los particulares son nuestros clientes, principalmente la gente de Interior que es nuestro mayor orgullo porque hemos vendido gracias a la información detallada que ofrecemos tanto en medios gráficos como en nuestro sitio web y actuamos de mandatarios cuando no pueden acudir al remate. En estos casos, algunos interesados pueden dejar lo que se denomina una oferta bajo sobre, que puede estar sujeta a las ofertas que se den durante el remate por lo que la compra no queda confirmada si la oferta es superada. Lo importante es estar, ver la mercadería."
 
Los lotes también deben prepararse adecuadamente. "El comprador siempre va a estar y hay que cuidarlo. Por esa razón tenemos en nuestra web una lista de clientes que necesitan cosas y que, por supuesto, intentamos buscar. La ventaja del remate es que ayuda a suplir faltantes de mercadería nueva que, ya sea por restricciones a las importaciones o incapacidad para cumplir por la demanda, impiden conseguir materiales nuevos con rapidez. El remate soluciona esto y al día siguiente ya tenés la mercadería. Nosotros acompañamos a los compradores y estamos presentes hasta que se llevan el último tornillo." Continúa Claudio Izsak.
 
¿Cuándo acercase a un remate?
 
"Muchísimos clientes vienen a un primer remate y no compran nada sino que viene a ver cómo es el proceso. Luego, en una segunda ocasión, se animan a comprar." Para todo aquel emprendedor que quiera iniciar su negocio pero no puede realizar una inversión inicial importante, Izsak aconseja: "Animarse y comprar algo, ver el ambiente y buscar el listado de remates en los medios gráficos donde se publican los mismos o por Internet. La transparencia en la compra es también esencial. El martillero no compra mercadería, no debería, no es ético. Sin embargo, sí podría guardar en depósito mercadería para gente del Interior que no puede afrontar los costos de un camión. Este es un servicio que damos."
 
Como último consejo, recomienda: "Aprovechar el momento ya que no se sabe cuándo puede repetirse una situación. Si no tiene el lugar para colocar la mercadería, podemos guardarla. Lo esencial es ayudar y orientar al comprador. Cuando uno emprende algo, lo que recomiendo es no preocuparse por la vajilla y demás, sino en las partes esenciales como la instalación de gas, electricidad y agua. Deben preocuparse por este tipo de detalles primero, no siempre es fácil encontrar el equipamiento industrial adecuado. Son cosas que no hay que improvisar, primero hay que instalar bien el local."

Profesionales Consultados:
Claudio Izsak - Claudio Izsak Remates -Web: www.ciremates.com.ar/
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica