Domingo, 22 de Octubre de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Buenos líderes hacen buenas empresas

Gestión del local - Management - Coaching Institucional
Buenos líderes hacen buenas empresas
La personalidad del conductor es determinante en la sustentabilidad y cultura de una empresa. El coaching organizacional permite superar los obstáculos y potenciar los recursos humanos.
“Las cosas se parecen a sus dueños”, sentencia la sabiduría popular y no faltan argumentos para aplicar este dicho al mundo comercial. La cultura de una empresa depende en gran medida de las características de sus líderes y su sustentabilidad está directamente relacionada a la conciencia de quien la maneja. Es por ello que las últimas tendencias de organización han comenzado a prestar mayor atención a aquellos aspectos intangibles que pueden mejorar los intercambios interpersonales.
El coaching organizacional es una disciplina que trabaja sobre el sistema de valores, creencias y normas que surgen tanto de las políticas formales e informales de una compañía, como de los sistemas y procesos que se producen en las organizaciones, para lograr la construcción de una cultura corporativa “que permita potenciar la labor del empleado allí donde la urgencia no sea muy alta”, señala la especialista María Baccaro.
La técnica de coaching se sustenta en el acompañamiento del crecimiento y desarrollo de una persona en una compañía, para lograr obtener los resultados deseados: “transformar quiénes estamos siendo para transformar cómo estamos gestionando”, es la premisa que subyace en la metodología. ¿Pero cómo se produce en la práctica esta transformación?
 
Conocerse a uno mismo
 
“La primera característica que tenemos que potenciar es el autoconocimiento. Si me puedo conocer, me puedo autogestionar de una manera más asertiva”, indica Baccaro. Este es el punto de partida, según la experta, para trabajar sobre los valores que pueden mejorar el desempeño de una empresa. Tales son el compromiso, la responsabilidad y el autodominio emocional.  “En general, no somos asertivos porque tenemos zonas ciegas y no nos damos cuenta de qué es lo que nos obstaculiza. Sobre esto se va a poder co-construir una comunicación con el otro, se va a empatizar con el otro y se va a poder ser más efectivo con la tarea”. El liderazgo personal es por tanto lo primero que trabaja el coaching.
 
Desarrollar o capacitar, esa es la cuestión
 
“Hay que distinguir entre desarrollar y capacitar a una persona -indica Baccaro-. Capacitar tiene que ver con las habilidades que se ven, y se desarrolla todo lo que está sustentado en los valores y creencias de la persona”. El coaching se centra en el desarrollo porque son las conductas, hábitos, creencias y modos de comunicar los que verdaderamente impactan en la correcta realización de una tarea. Se calcula que más del 90% de los factores que obstaculizan el trabajo están relacionados a estas problemáticas, mientras que menos del 10% se vincula a los saberes técnicos o académicos.
“Lo que más acusan las empresas es una comunicación poco asertiva, y quieren desarrollar una comunicación más clara en el equipo. En general (los líderes) sienten que los empleados no están comprometidos o que no son responsables, pero hay que ver qué significa el compromiso y la responsabilidad dentro de esa empresa. La cultura corporativa se puede cambiar, si se modifica la comunicación que subyace tanto en la compañía como en los recursos”, explica Baccaro.
 
Líderes de ayer y de hoy
 
“Antes las empresas se movían por miedo: miedo a que no me llamen, a tener varios cambios en el currículum, etc. Hoy las empresas se manejan por confianza y desde allí se trabaja el compromiso”, apunta la experta. De allí que la comunicación entre el líder y sus empleados se torne una herramienta fundamental a tono con los nuevos desafíos.
En un ambiente de trabajo más horizontal y donde las emociones cobran un peso cada vez mayor en las relaciones laborales, el líder debe ser permeable a los cambios. En este sentido, la comunicación es también vital para incorporar nuevos saberes que antes no eran necesarios. “A veces tenés chicos de la generación Y que saben más que el jefe sobre algunas cuestiones. Antes el foco estaba puesto en la persona que sabía, hoy hay saberes, no un saber, entonces hay que atender a esas cosas para co-construir un diálogo de respeto diferente. Hay que ser cuidadoso en escuchar más que hablar para saber cuáles son esas variables diferentes. Si yo creo que tengo razón, no tengo espacio para aprender”. 

Profesionales Consultados:
Maria Eva Baccaro, Directora Ejecutiva de la Consultora multifocal Impetus
www.impetuscm.com/
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica