Lunes, 24 de Julio de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Rosario explota de embarcaciones

Turismo - Guardería náutica - Casos
Rosario explota de embarcaciones
El crecimiento vertiginoso de la actividad náutica en la ciudad y alrededores sacó a relucir la carencia de guarderías. Emprendedores y empresarios ponen la mirada en este negocio que cada día es más requerido.
Según los datos que expone Prefectura Naval Argentina, el parque náutico local superó ampliamente las 20.000 embarcaciones, lo que implicó un crecimiento acelerado respecto de años anteriores. Solo basta recorrer la costa para confirmar los números oficiales. Desglosando las estadísticas, 11.000 embarcaciones como yates, veleros y lanchas están registradas y 9.500 kayaks y piraguas se guardan en diversos clubes y guarderías. Así, el parque náutico presentó un incremento interanual del 8%.
Sin embargo, ese aumento en la cantidad de botes no se refleja en la disponibilidad de espacios para guardarlos. Cristian Valdivieso, propietario de la guardería náutica "Camalote" en Granadero Baigorria cuenta que tienen "aproximadamente doscientos clientes que guardan embarcaciones y tenemos lugar para cien o doscientas más. Acá hay mucha gente que tiene espacio en sus casas porque los terrenos son más amplios y en invierno se llevan su embarcación. En cambio, en Rosario hay menos lugares donde guardar el bote, entonces las guarderías trabajan todo el año. Por eso se hace complicado conseguir lugar".
Haciendo memoria y remontando a décadas pasadas, puede verse el boom que se expandió en los últimos años. Según Cristian, "hace cinco años comenzó a crecer de repente y mucho. Diría que fue una explosión. Por otro lado, también subió mucho la cantidad de gente que busca kayak y aumentaron los fabricantes de embarcaciones".
Actualmente, el área metropolitana rosarina alberga a unas trece guarderías y casi una veintena de clubes náuticos. Sin embargo, los especialistas locales coinciden en que la oferta de este tipo de lugares está saturada y hasta colapsada con muchos clubes y marinas con largas listas de espera para poder recibir embarcaciones. Conscientes de este panorama es que muchos desarrolladores han comenzado a pensar en alternativas. De ahí que hayan surgido no solo emprendimientos de tipo náutico-residencial, sino también marinas y guarderías con servicios, como una forma de satisfacer esa demanda de espacio.

Fruto de la constancia
Como todo negocio, la inversión en sus comienzos es difícil y se necesita de decisiones firmes. En el caso de las guarderías náuticas si bien hay que acondicionarlas adecuadamente, el mayor costo es la mano de obra y la perseverancia a largo plazo. Un ejemplo claro lo cuenta Cristian Valdivieso luego de su experiencia personal: "Mi guardería tiene mucha vegetación, entonces necesita mantención de limpieza, podado, entre otras cosas. Tengo mucha más mano de obra que altos costos económicos. Hace 20 años que estoy y recién pude ver los frutos de la guardería hace 5. En ese momento fue que pude invertir en mejorar las instalaciones, el acceso, la playa, poner un barcito, una terraza".
Según el propietario de "Camalote", si "guardás solo embarcaciones pequeñas lo más conveniente es tener un promedio de 400 botes para poder vivir tranquilo dedicándote solo a eso, porque los precios de alquiler no son altos. En mi caso, guardar un kayak simple lo cobro 90 pesos y a uno doble 120 pesos. Por eso tenés que tener muchos como para vivir de eso. La otra alternativa que también se está implementando es poner guarderías de lanchas que se pueden cobrar más, pero para eso se necesita de más inversión".
Un dato importante a tener en cuenta es el espacio físico que se debe buscar para poder montar una guardería náutica: "Debe tener como mínimo 500 metros cuadrados. Creo que es una muy buena inversión, aunque en Rosario no hay demasiados lugares para instalarlas. Creo que si hubiese más espacio se abrirían muchas más porque la gente está desesperada por tener embarcaciones", afirma Cristian.
Parece ser que la vorágine que alguna vez comenzó en las calles de la ciudad de Rosario, hoy se traslada a la costa. Altísima demanda y poca oferta es la ecuación perfecta para que empresarios que aún no sepan en qué rubro invertir, vuelquen sus energías hacia las turbulentas aguas del río Paraná. 

Profesionales Consultados:
Cristian Valdivieso, propietario de la guardería náutica "Camalote" en Granadero Baigorria.
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica