Lunes, 24 de Julio de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Panificadora Lérida, Mendoza: Franquicia

Alimentación - Delicatessen - Casos
La panificadora mendocina Lérida proyecta ampliarse bajo el formato de franquicias
Con más de 22 años trabajando en Mendoza, la compañía ha decidido hacer una serie de inversiones en su fábrica, con el objetivo de expandirse, no sólo con franquicias, sino también a través de la venta de productos congelados.
 
Miguel Altamira es el propietario de la panificadora Lérida, quien desde hace 22 años trabaja vendiendo todo tipo de productos para “festejar cumpleaños”, que van desde sándwiches, masas finas, tartas, empanadas, tortas, medialunas, entre otras cosas. Este fue y sigue siendo el lema de la compañía mendocina que actualmente cuenta con tres locales.

Según el empresario, el objetivo de lanzarse al mercado a través del formato de franquicias surge luego de que Centrofranchising de acercara ofreciendo la propuesta. Para Altamira, este es un momento ideal, ya que un inversor que cuente con aproximadamente 200.000 pesos, puede acceder al Know How de una empresa que ya está establecida en el mercado y con productos de primera calidad, comprobado por los consumidores. De este modo, es que explica, “el inversor no tendrá que correr el riesgo del primer año, momento en que muchos proyectos fracasan”.

El propietario de Lérida destacó que la rentabilidad que asegura al inversor es del 10% o el 14% en el inicio por mes, “o sea, que un año no sólo se recupera la inversión, sino también podrá observar una ganancia”.

En relación al funcionamiento de las franquicias, su propietario indicó que la elaboración de los productos queda en manos de Lérida. De este modo, comentó que “se logra que la calidad no se pierda, conservando y manteniendo el status que hoy tiene la marca”. Esto en el caso de las franquicias locales, que es donde primero apuntan. “En el caso de que hubiera pedidos fuera de la provincia, lógicamente la dinámica será diferente”, resaltó.

Con respecto al desarrollo de las franquicias, el empresario contó que luego de un trabajo de un año, de elaborar los manuales de uso, el objetivo es que en 2015 comiencen a comercializarse. “No la hemos concretado antes, porque me daba mucho temor que se arruinara nuestra marca. Personalmente, me ayudó el hecho de hablar con la gente de Centrofranchising, que nos acompañó en este proceso y me fue abriendo la cabeza. Ellos me fueron orientando en cómo debía ofrecerla, cada manual que íbamos haciendo fuimos poniendo los límites que más o menos yo pretendía y llegamos a ese formato de trabajo, donde la persona compra la marca, el Know How, y la fabricación queda a cargo de Lérida, con el objetivo de mantener la misma línea de calidad en todos lados”, resaltó Altamira.

La empresa centraliza todo a través de su fábrica, en la cual han realizado diversas inversiones en lo que va del año pasado y este, con el fin de abastecer más de 10 locales sin ningún tipo de inconveniente.

Entre los desembolsos, se destaca la compra de una máquina para hacer medialunas. “Esto nos ha permitido mejorar el producto, la cantidad, y al mismo tiempo ahorrar en mano de obra, la cual se ha incrementado considerablemente en los últimos años. Además, hemos incorporado una máquina para hacer empanadas, la cual elabora aproximadamente 45 empanadas por minuto. Con todo esto, hemos logrado estandarizar la calidad de nuestros productos, la cual es la misma en todos los locales”.

Asimismo, adelantó que con esta inversión, se ha logrado salir a los locales con productos congelados. Dentro de esta línea nueva, más allá de las empanadas y sándwiches, la empresa también ha logrado lanzar pastelería congelada, que se elabora y puede mantenerse en una sucursal por más de 10 días, sin perder la calidad y propiedades del producto. Todo esto, “nos ha llevado a incorporar cámaras de ultra congelado. La idea de todos estos productos congelados, además de los panes que empezamos a hacer, es venderlo de forma mayorista, no para minorista, y de este modo que no sea sólo para los locales”, sintetizó.

El desembolso para todos estos desarrollos fue cercano a 1,5 millones de pesos, los cuales salieron de capital propio.
Con todos estos desarrollos e inversiones, Lérida ha crecido en ventas un 30%, teniendo en cuenta la inflación. “La proyección es continuar por este camino, en el desarrollo de productos y ampliarnos en el tema de las franquicias”, puntualizó.
 

Profesionales Consultados:
Miguel Altamira, propietario
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica