Sabado, 24 de Junio de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Casa de Contratista se suma a la oferta gastronómica y cultural en Mendoza

Gastronomía - Restaurante - Cultura - Casos
Casa de Contratista se suma a la oferta gastronómica y cultural en Mendoza
Una familia mendocina con una larga historia en viñas y bodegas presenta una nueva manera de experimentar la tradición viñatera.
Ofrecer un espacio de homenaje a la figura del contratista, inmiscuirlo con el mundo del arte y de excepcionales placeres, y que puedan ser disfrutados por toda la familia fueron los puntapiés iniciales para concretar el sueño de la familia Ianardi.
Casa del Contratista ofrece al público un exclusivo restaurante tradicional, inspirado en recetas familiares con una fuerte impronta italiana, y con una decoración campestre que evoca la labor del contratista, con herramientas y maquinarias típicas del trabajo en la finca y una cava con más de 90 etiquetas. Su horizonte está cubierto por 2 hectáreas de viña de Malbec, un antiguo nogal, una galería con parrales colgantes y una casa que presenta los rasgos típicos de las casonas de antaño.
Vale la pena destacar que el restaurante ha sido ideado para atender una capacidad limitada de comensales -60 cubiertos-, porque los Ianardi parten del concepto que el servicio debe ser personalizado, atendidos por ellos mismos para crear un ambiente familiar y que sus clientes no se sientan como huéspedes sino como que están “en su propia casa”.
Alberto Ianardi, uno de los propietarios del emprendimiento familiar, es sommelier y especialista en degustación de puros y habanos, y con su asesoramiento le ha aportado un valor agregado a la oferta del lugar, que cotidianamente es visitado por grupos de amigos interesados en compartir esta tradición.
A estas experiencias se le suman los cursos, conferencias, exposiciones y talleres de artistas con diferentes estilos, que conviven con expresiones de la cultura como la música, la danza, la literatura y el teatro. Este espacio ha sido inspirado por José Ianardi, padre de Alberto, quien siendo médico de profesión, se dedico a las artes plásticas motivado por su interés en la pintura y paisajismo. Entre los talleres ofrecidos se destacan las clases de tango, folklore, danzas árabes, pintura, piano, tejido al crochet y el taller de improvisación de Jazz-Bossa, Nova-Blues y Rítmica, entre otros.
Si bien, en la línea gastronómica actualmente se ha incorporado el servicio de reuniones corporativas, tardes de té y encuentros familiares, la visión a futuro está puesta en su viñedo. Hoy en día, el Malbec que se cosecha se vende a una bodega específica, pero con la remodelación que han realizado de 3 piletas de fermentación, se espera que para el 2015 puedan comenzar a elaborar su propio vino con una partida limitada.
Casa del Contratista ha sido descripta por sus dueños como un espacio desarrollado para el agroturismo. Este concepto vincula la conexión que se crea entre el turista y el medio ambiente en el que está inserto. Consiste en experimentar la esencia de la provincia, el folklore, los aromas y sabores, y todo lo que construye su identidad, razón por la cual esta Casa cuida los detalles al máximo, para compartir su historia familiar y honrar el rol que cumplió el contratista en el engrandecimiento de la vitivinicultura de Mendoza.
La figura del contratista
Se considera "contratista de viñas y frutales" a la persona que, en forma individual o en su núcleo familiar, trabaja personalmente en el cuidado y cultivo de dichas especies, percibiendo como contraprestación una remuneración por hectárea y por año agrícola (de diez meses, de mayo a febrero).
Corresponde también al contratista un porcentaje de la producción, que oscila entre el 15% y el 19%, luego de deducidos los gastos de cosecha, acarreo y todos aquellos relacionados con la comercialización de las uvas y frutas.

Profesionales Consultados:
Alberto Ianardi, sommelier y especialista en puros y habanos, propietario de Casa de Contratista.
www.casadecontratista.com.ar
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica