Jueves, 27 de Julio de 2017
Logo Locales y Negocios
Facebook Canal Youtube Google+
Pensar el Negocio Poner un Local Renovar tu Negocio Notas de Franquicias, comprar Franquicias, invertir en Franquicias Agenda de Eventos, Capacitaciones, Cursos Noticias recientes, novedades de productos y novedades de Franquicias
Gua de Proveedores para locales y negocios Gua de Franquicias Clasificados, Oferta y bsquedas de productos, servicios, locales, propiedades y Remates Cupones de descuento con ventajas y beneficios Videos de capacitacin didcticas en temas de gestin de locales y negocios Biblioteca, libros recomendados
 
Reef: surfeando hacia el éxito

Indumentaria - Adolescentes - Casos
Reef: surfeando hacia el éxito
Fernando Aguerre, socio fundador de Reef, cuenta brevemente su lucha para imponer el surf como un deporte reconocido internacionalmente y abrir este particular mercado para todo el mundo.
 

Yin y Yang Emprendedor
 
El surf es un deporte que consiste en deslizarse sobre las olas de pie, sobre una tabla específicamente preparada para ello. Requiere gran destreza y posee ávidos fanáticos en todo el mundo. Oriundo de Mar del Plata, Fernando Aguerre es un apasionado del surf. Junto a su hermano Santiago fundó Reef, una empresa dedicada a la venta de indumentaria deportiva y sandalias para este deporte.
 
Idealista práctico, así es como se define Aguerre. “El plan de negocios de Reef siempre cambió a medida que pasaba el tiempo. La naturaleza cambia, la vida es un Yin y Yang constante. Argentina es un buen lugar para entrenarse. Si podés sobrevivir acá te va a ir muy bien en cualquier otra parte”, cuenta Aguerre. "Al principio, cuando empezamos con todo esto, el surf estaba considerado como una actividad ilegal pero seguimos adelante y en 6 meses logramos que el surf fuera legal. Fue increíble. Éramos cien personas y terminamos siendo cinco mil. Rompimos todas las reglas. Armamos un local de surf que tuvo un éxito enorme. Yo estaba en Derecho. Estudié abogacía pero quería ir a otros lugares, conocer el mundo. Me fui a Brasil y después a Bolivia en un viaje mezcla de bus y a pie, una especie de Diarios de Motocicleta pero no tan revolucionario", cuenta Fernando entre risas. "Y así terminé dos meses en California. Vi cómo se vivía allá, con libertad, el pelo largo, el rock 'n' roll en la radio y el surf. Una locura. Me volví con muchas ganas de cambiar las cosas. A mi hermano le gustó tanto todo lo que le conté que largó todo, me dejó el local y se fue a vivir a California. Me dijo que no podía pasar otro invierno frío sin el surf. Yo seguí estudiando y me recibí. En vez de ejercer, quise acelerar todos los trámites para que me dieran el título y poder irme a vivir allá con él", continúa Aguerre. "Descubrimos una isla y empezamos a llevar turistas gringos allá para que practicaran surf. Lo que parecía una aventurita nos dejó cincuenta mil dólares de ganancia. Pero no todo fue así al principio: la primera oficina de Reef tenía una mesa que encontramos en una calle y sólo teníamos cuatro mil dólares. Era la inversión de nuestra vida y no estábamos para comprar muebles. Pero por suerte, al poco tiempo el sueño se nos hizo realidad y pudimos vivir de lo que amamos y estar cerca del mar. Así nació Reef."
 
"Los dos teníamos pie plano e inventamos unas sandalias que eran mejores que las que había disponibles hasta ese momento. El éxito fue tremendo. También le agregamos al mundo del surf un componente clave: el sexo. En Mar del Plata estaba lleno de chicas pero en las revistas de surf y en California todo tenía un perfil asexual. No había ni una mina, no podía ser. Tengo una anécdota muy divertida con Reef. Puse dos páginas con chicas en bikini para las revistas Surfing y Surfer. Después hice una tercera donde puse a la chica acostada y me llama el director de publicidad de Surfing para decirme que no podían publicarla, que la iban a censurar porque parecía que estaba desnuda y a la revista la leían menores, que había que cuidarse, que esto y lo otro. Le pedí que avise al director que la publicidad iba... pero como una página negra con letras en blanco que diga que la publicidad fue censurada y que si la querían ver, que compren Surfer, la otra revista. A la media hora me llaman para decirme que cambiaron las regulaciones sobre cuanta piel se puede mostrar."
 
"No siempre fui así", remarca Fernando. "Yo era el más tímido de todos. La timidez es una jaula que te tiene atrapado. A mí nunca me enseñaron a comunicar ni hablar, no tengo una presentación profesional. Con mi carácter, que viene parte de mi mamá que siempre era de ir para adelante, la vestimenta es también mi manera de llamar la atención. Soy conocido por vestirme con ropa exótica. Jamás uso corbata, prefiero el moño. Los moños tienen una conexión con un pasado romántico. También me visto con atuendos regionales. Si voy de torero es porque voy y me compro la ropa donde se la hacen los toreros, no es un disfraz. Y si me tengo que vestir formal, me compro un saco italiano y listo... ¡pero siempre con moño!"
 
Un nuevo ciclo
 
"Después de veinte años de éxito con Reef, nos dimos cuenta que la empresa nos estaba destruyendo como hermanos", cuente Aguerre. "La fama que habíamos hecho, la amistad y la hermandad quedaron erosionadas por el negocio. Yo era el CEO marketinero y mi hermano estaba en la parte más operativa del negocio y había fricciones. Esa pesadilla empezó a romper nuestra relación. Un día nos juntamos a tomar algo y decidimos vender. No todos los empresarios piensan así. Cuando fuimos a contar sobre la venta de Reef a los empleados... nos tiramos todos a los gritos al mar con la ropa puesta para festejar. Se acababa el Reef que habían conocido y empezaba un ciclo diferente. Nunca desaten el éxito material con la felicidad de ustedes. No importa la cantidad de bienes si uno hace algo y no está feliz", sentencia Aguerre. "Apenas termino de firmar los papeles de la venta, mi hijo me llama para pedirme que sea coach de su equipo. La venta me liberó, volví a acercarme a mi hermano. Me dio tiempo de quedarme con mi familiar y llevarlos a surfear."
 
Este hecho marcó el fin del Reef de los hermanos Aguerre. La compañía fue puesta a la venta y adquirida por VF Corporation. Definitivamente era el inicio de una nueva etapa.
 
Después de Reef
 
Hoy, Fernando Aguerre dirige la Fundación Humanitaria de la Industria de Surf. “Ahora tengo tiempo y lo que aprendí como CEO en Reef puedo aplicarlo de otra manera", cuenta.
 
En 1994 lo eligieron presidente de la Asociación Internacional de Surf (ISA). Enseguida buscó el reconocimiento del Comité Olímpico y sigue luchando por conseguir este objetivo. “Quiero que en Suiza haya una bandera de nuestra federación. La Asociación de Surf es mundial y permite mayor amplitud de acciones. Nuestra antorcha olímpica es la caja con arena de numerosas playas alrededor del mundo.” Gracias a sus esfuerzos, hoy en día el surf un deporte extremadamente popular, practicado por más de 35 millones de personas no sólo en Estados Unidos, Hawaii y Australia sino también en América Latina, Asia (con China a la cabeza) y África. Los bajos costos del equipamiento permitieron que los países en desarrollo incorporen al surf en su imaginario y a su vez ayuden a difundir la pasión por el mismo.
 
"La vida son relaciones humanas. Durante 20 años tuvimos una compañía. Recursos humanos era la clave de nuestro negocio. Las personas, las relaciones humanas. Uno nunca sabe lo que puede pasar una vez que planta la semilla", concluye Aguerre.

Profesionales Consultados:
Fernando Aguerre, socio fundador de Reef, presidente de la Asociación Internacional de Surf.
URL:
www.isasurf.org
www.reef.com
 

Volver

 
Locales y Negocios
® 2015 Locales y Negocios
GOBE Informatica